10 septiembre 2006

Historia Ajena

Esta es una historia que surgió de un echo verídico y que tiene alguna que otra parte de ficción para entrelazar las situaciones y meter algún que otro chiste… a la persona que me contó esto prefiero mantenerla anónima solo voy a decir que fue alguien, que lo llamaremos A. Civaroli, o mejor aún vamos a decirle Agustín C.
Resulta que este muchacho salía de su trabajo, después de 8 arduas horas de pelear contra contribuyentes, productores, repartidores y ejecutivos que buscan enriquecerse a través de un sistema que lo único que hace es que la brecha entre ricos y pobres cada vez sea más amplia , bueno exagere un poco trabaja en la parte de contaduría de una empresa y se disponía a caminar a la parada de colectivo, para subirse, llegar a su casa abrir la heladera y comer lo primero que se le presente frente a sus ojos…
Llegó a la parada pensando en la terrible casualidad que era que la nave de ALF cayera justo en el garage de los Taner, y que Lyn, si bien se viste horrible, el se la mandaba porque le gustaban es tipo de minitas. Se subió al bondi en una parada tranquila, el cole no estaba muy lleno....entonces miró si alguna señora no iba a ocupar el asiento q estaba libre, porque cuando se sentara iba a desmayarse sobre el asiento, había sido un largo día y estaba muy cansado. De esa manera tomó la decisión de sentarse, a las pocas paradas, con los ojos entrecerrados vio subir una señora, pero pensó, esta no necesita un asiento además yo me estoy muriendo, así que cerró los ojos, apoyó su cara en la ventana y se hizo el dormido, con un ojo entreabierto miro como pasaba hacia el fondo y se dijo zafé ahora si cerebro a relajarse y pensar en como voy a decirle a mis padres que soy gay… a los pocos minutos le tocan el hombro y un señor, que se creía superman o todos los Súperamigos del mundo (sí, incluido Linterna verde y los gemelos fantásticos), le dice adelante de todos "podes darle el asiento a la señora?" y lo mira con los labios cerrados y levantando las cejas… a lo que nuestro amigo se levantó y con una mirada de odio al señor, deseo "ojalá el cole frene de golpe y pases por el parabrisas hijo de puta!", y le dejó el asiento a la señora…

Ahora reflexionamos que necesidad había de ponerlo entre la espada y la pared para que done su asiento, y si el no lo quería dar, porque ponerlo incomodo frente a la sociedad, uno siempre busca zafar de dar el asiento... pero porque se quieren hacer los justicieros ante un colectivo, loco dejen ir sentados en paz a los jóvenes trabajadores…
Este blog lucha por un mundo mejor y un asiento calentito en el cole para cada uno de nosotros…

4 comentarios:

Anónimo dijo...

yo conozco a esa vieja. y es una vieja puta..q mata por un asiento..su mision en este mundo es ocupar asientos lo mas rapido posible y fijarse dia a dia si bate records...cuenta la leyenda que existe una vieja puta por cada colectivo existente, salvo Barbados que no apoyo la mocion. A este joven anonimo q a pesar que no pude decifrar su identidad lo apoyo y como miembro anomino de este blog apoyo a todos los jovenes revelados y que no dan sus asientos salvo embarazadas (en el mes de parto solamente).se hizo re largo el comentario

A.C....y no soy acuaman!!! dijo...

JAJAJA!! muy buena che!!! kedo barbara Javi...Me caga de gusto q peleemos por las injusticias de todos los dias!!! ABAJO LA TAREA Y ARRIBA LAS MINIFALDAS!!!...jeje...un abrazote pibe, bien ahi en subirla...

Cuando un pobre se divierte dijo...

Loco: Ya no doy mas el asiento, que me la mamen, siempre hay un boludo que no le puede decir a su mujer, que fantasea con el portero cada vez que se la garcha. O una boluda que lamenta no habersela chupado al carnicero para no pagar el bife de lomo.
No a ser el contenedor de las frustraciones ajenas, que con las de cada uno alcanza y sobra.
Es la ley del mas fuerte, y la verdad es que soy bastante debil, que me saquen del asiento si pueden; aconsejo llevar cadena para asegurarse al asiento.

Totó dijo...

Podríamos agregar a la historia otro personaje del colectivo. Suele ser mujer octogenaria y sin amigas.
Tocás el timbre, agarras el pasamanso de ambos lados y pagás tu nariz en la puerta.
La muy anciana ta toca el hombro y con vos de millones de cigarrillos en su haber te pregunta: "baja?"
Y a vos que te parece, vieja forra?